Uncategorized

Síntomas de enfermedad en gatos

Los síntomas que indican enfermedad más serios son : Vómitos que duran más de un día, diarrea prolongada y acuosa, hemorragias y pupilas dilatadas a la luz natural.

Cuando la enfermedad es más leve (quizá pasajera) son : estornudos, lagrimeo, exceso de baba, mucha sed, modificaciones en el apetito, sudores, ojos medio cerrados, supuración de los oídos, estreñimiento, cojera y sensación de dolor cuando se les toca.

La temperatura rectal de un gato normal es de 38,6ºC , cuando llegan a los 40ºC llega el momento de actuar.

El pulso normal de un gato oscila entre los 110 y los 140 ( depende del clima y la actividad física).

  • Los vómitos : pueden producirse por: golpes o accidentes, haber ingerido pelo, por parásitos internos, comer en exceso o estar excitado.
  • Las diarreas : pueden producirse por: intolerancia a la leche de vaca, alguna infección, reacción a las vacunas o enteritis. si  las heces tienen sangre, puede ser por una enfermedad seria.
  • Respiración : respiración lenta, sin que cause variación cuando lo movemos, Respiración lenta pero mejora si le acariciamos, Jadeo intenso cuando hace mucho calor, lo que podría indicar deshidratación, Respiración muy rápida y con violencia después de un accidente, respiración rápida y destilación nasal, respiración agitada que se recupera cuando se queda solo.
  • Las hemorragias : estos son los casos más graves: sangre por la boca, sangre por el ano, sangre por la vulva o el pene (acudir de inmediato al veterinario).
  • La tos : causas: obstrucción de las vías respiratorias, gripe o infección respiratoria, ambiente contaminado con humo o reacciones alérgicas
  • Problemas pulmonares : neumonía, pleuresía, bronquitis, asma o infección vírica.
  • El mal aliento : el mal aliento no debe existir en los gatos. Causas: infección bucal, úlceras en encías y paladar, trastorno digestivo o carencia de vitamina B.
  • El estreñimiento : se puede deber a una dieta de alimentos muy secos, por beber poca agua, por falta de ejercicio, bolas de pelo o bloqueo intestinal severo.
  • La sed : el exceso de sed puede deberse a una alimentación demasiado rica en sal, diabetes incipiente, ingestión de ciertos medicamentos, vómitos frecuentes o diarreas, alteraciones renales o hepáticas.

Los temblores : pueden deberse a un shock, la ingestión de veneno, parasitos o enfermedades con vómitos.

La cojera súbita indicara un accidente, infección en el hueso, tumor o una herida.

Si se le nota las patas o las zarpas hinchadas puede deberse a una fractura, artritis o una infección.

Autor

info@alfaydelta.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.